domingo, 15 de mayo de 2011

La chica de la capa roja: Thrilleresco romance imposible

Luego de Alicia y su extravagante retorno al País de las Maravillas, Caperucita Roja se atreve a recorrer nuevamente el sombrío bosque con la sombra del lobo acechándola como nunca antes, en esta recreación que oscila entre lo siniestro, el romance y el misterio, en resultado pochoclero y (nos guste o no reconocerlo), con algo de influencia a la saga Crepúsculo (la directora es quien se atrevió a llevar a pantalla grande la primera entrega).

Una trama oscura, libre adaptación del clásico cuento, aunque con la mayoría de elementos y situaciones muy bien aprovechadas, que aportan una visión más psicológica a la historia que todos conocemos. La incorporación de personajes cruciales (como el despótico y genial interpretado por Gary Oldman; o el devoto cura de la aldea; o la siniestra abuelita), así como el aura de relato infantil devenido a siniestros enigmas, sirven para levantar algunos puntos flojos, como los efectos visuales, que a veces resultan mediocres, o aquellos momentos en los cuales se percibe que la ambientación es mero montaje (rescato la arquitectura insólita de la casa de la abuela). Pienso que en ambos puntos podrían haber dado mucho más, para acrecentar la credibilidad de la película.


Rescato también el pulso frenético por averiguar cuál de todos los sospechosos es el hombre lobo (sí, tampoco falta uno de ellos, aunque, al menos en este caso, deja rezagados a los vampiros), constituyendo lo más fuerte del film: el misterio, la ansiedad de esclarecer la verdad por parte del espectador. En este punto, el lobo es bastante más protagonista que la propia Caperucita. 
No falta la alianza entre dos muchachos musculosos y de cara bonita, con tal de salvar a una Caperucita (a propósito, toma el nombre de Valerie) también de cara bonita, en un triángulo amoroso tan actual para estas épocas.



Lo que me enseñó esta película es:
-que la búsqueda de la verdad y la justicia puede acabar envolviendo en las sombras que se pretenden destruir.
-que el hombre muchas veces peude ser más salvaje y cruel que el mismo lobo feroz.
-que las palabras y la humillación hieren tanto como las heridas físicas.
-que no hay que confiar en los ojos grandes, ni la sonrisa grande, ni los dientes grandes, ni las orejas grandes de la abuelita...
-que las mujeres prefieren a los lobos salvajes...
-que los bailes lésbicos, los celos (y los cuernos) vienen desde antaño...

...Pero sobre todo, recordé que los pochoclos y sobre todo las risas ayudan a esclarecer la oscuridad de una sala de cine. Gracias, compañeros de butaca, por esos ojos críticos que siempre perciben lo sarcástico/bizarro, para convertirlo en risas contagiosas.

El "herrero" y el leñador: los dos que se disputan por la chica.


4 comentarios:

  1. la pelicula es re buena no tengo miedo me encanta como trabaja amanda seyfried la adoro desde que mire mamma mia canta hermoso un beso los quiero

    ResponderEliminar
  2. amanda seyfried trabajo con meryl streep en la pelicula mamma mia y cuando cantan en el final yo pensaba que eran madre e hija cantan las dos hermoso besos

    ResponderEliminar
  3. Esta película en streamingy me encanto hace poco la vi en la plataforma de HBO y creo que es una historia interesante con un final diferente que la hace más atractiva.

    ResponderEliminar